martes, 31 de enero de 2017

La renovación pedagógica en Roma.

En la actualidad existe en casi todos los países un rico y necesario debate sobre sus sistemas educativos y las pedagogías utilizadas para intentar dar respuesta a las nuevas necesidades de un mundo globalizado que cambia a una velocidad vertiginosa. Pero este debate ha existido siempre en la historia. Por eso, me gustaría hacer un breve pero interesante recorrido por la educación romana.

La educación en Roma se veía como una cuestión perteneciente al ámbito privado y que, como tal, debía ser afrontada desde dentro de cada familia. Por esta razón, el Estado no se preocupó por organizar o reglamentar la educación. Esto se debía a tres motivos principales: el primero era que la mayoría del profesorado provenía de los estratos sociales más bajos o eran esclavos, debido al desprestigio que sufría la profesión, el segundo es que los profesores no estaban bien formados, dado que no había ningún requisito para ponerse al frente de una clase, y el tercero era que la enseñanza era vista como un negocio privado y los alumnos como clientes.

Ante este panorama, surgieron algunas voces críticas como la de Cicerón o la de Quintiliano de Calahorra, en quien nos centraremos debido a que planteó una novedosa estrategia educativa. Pero antes de hablar de este gran retórico y pedagogo hispano, cabe destacar que él fue un estudioso de los métodos didácticos y autor de Institutionis oratoriae, en la que recoge sus experiencias después de veinte años en la docencia y da las pautas de lo que para él debía ser un buen profesor al tiempo que denuncia las prácticas que debían ser erradicadas.

Quintiliano planteó toda una revolución educativa, que incluso hoy se inscribe en las nuevas pedagogías activas. Esto se debe a que él abogaba por la necesidad de que los profesores no fueran severos y aplicaran una dura disciplina sino que trataran a los alumnos como a sus propios hijos otorgándoles una educación individualizada. A su vez, criticaba la excesiva monotonía de las lecciones, pues provocaba el aburrimiento y la apatía de los alumnos dado que los contenidos eran conceptuales y repetitivos. Ante esta realidad, que sigue ocurriendo incluso en la actualidad aunque con matices, Quintiliano formuló diferentes propuestas: el descanso para acabar con la monotonía, ya que permitía recuperar energías, la variación de actividades, para llamar la atención del alumno y desarrollar sus habilidades y su creatividad, y añadir nuevas materias, destacando las artísticas. Pero la propuesta más importante de Quintiliano, y que ha sido imitada por todas las nuevas pedagogías, era el empleo de juegos como recurso didáctico y la obligación por parte del profesorado de conocer las aptitudes y la personalidad de sus alumnos para así adaptar su método de aprendizaje a sus características y capacidades, haciendo desaparecer el sentimiento de fracaso y valorando el esfuerzo.

Por lo tanto, y a modo de conclusión, Quintiliano fue uno de los primeros pedagogos que planteó toda una revolución educativa en su momento orientada a cambiar la educación para así poder cambiar la sociedad y progresar. Por este motivo, incluso en la actualidad, Quintiliano es todo un referente en el ámbito de la educación y sus propuestas son imitadas por las nuevas metodologías.

lunes, 13 de junio de 2016

XV Promoción de 2º de Bachillerato

Y por fin llegó el momento de la partida, el fin de los desvelos y el premio por el esfuerzo de todos estos años. Chicas, ahora ya sois graduadas en Bachillerato.


CATULO (el poeta latino que sé que os ha gustado, aunque por otro tipo de composiciones), escribió el Carmen XLVI cuando volvía a casa desde Bitinia. Me ha gustado porque habla del viaje que va a emprender con entusiasmo. Vosotras también emprendéis ahora un viaje, un camino que os llevará fuera de casa, del instituto, pero que os traerá también de vuelta, con más experiencia, más saber y una mente más abierta.
Ya la primavera trae sus tibios calores, 
ya la furia del cielo invernal empieza a
callar ante las dulces brisas del Céfiro.
Dejemos, Catulo, las llanuras frigias 
y el fértil campo de la abrasada Nicea:
volemos a las ilustres ciudades de Asia
Ya desbocado mi corazón ansía viajar, 
ya mis pies se robustecen ufanos de entusiasmo.
Adiós, dulce compaña de amigos, 
a los que, tras haber marchado a un tiempo
lejos de casa, caminos distintos, con variada fortuna, traen a ella.

El poeta griego Cavafis describe como nadie ese viaje que vais a iniciar en su poema Ítaca, al que Lluís LLach puso una hermosa música.
Bonam fortunam habeatis!!!